lunes, 9 de febrero de 2009

Sala 33: AMERICAN BEAUTY

América. Ese lugar que tanto conocemos sin haber pisado, un lugar del que vuela información por todas partes, del que salen personajes hacia todo el mundo, modas, costumbres, prejuicios... Hoy en día ya no nos la dan más con queso: conocemos sus debilidades, sus vicios, su doble moral, su falsedad y sus bajos fondos. Todas las sociedades los tienen pero ésta, sólo por las pretensiones, la apariencia de prototipo de sociedad y los valores incumplidos que siempre ha vendido al mundo entero, se merecía las bofetadas que le dan cada día en prensa, en televisión, radio y en cine como éste.
La perfección no existe por mucho que queramos exhibir algo así. Todos tenemos nuestros secretos y nuestras frustraciones y a veces, por no decir siempre, acaban por explotarnos en la cara cuando menos lo esperamos, especialmente cuando los ocultamos bajo la alfombra. Hemos de ser capaces de dar la cara cuando todo está muerto ya, cuando no hay más remedio que reconocer los errores, los fracasos y cagarse en la cara de los hipócritas que nos miran por encima del hombro. Sus vidas probablemente sean peores aún.
Bueno, que me enrollo demasiado. Os la recomiendo fervientemente. Tiene papeles muy bien intérpretados, personajes bien dibujados, pataditas bien dadas al trasero americano y a su eterno sueño laboral, familiar, sexual y social (¡¡Vivan los Simpsons!!), gran guión, sorpresas argumentales, un final digno y un montón de estereotipos magistralmente desenmascarados.



Título: American Beauty
Director: Sam Mendes
Intérpretes: Kevin Spacey, Annette Bening, Thora Birch, Allison Janney, Peter Gallagher, Mena Suvari, Wes Bentley, Chris Cooper...
Año: 1999
País: EEUU
Sinopsis: Lester está harto de su vida, de su trabajo, de su mujer, de su hija, de sus vecinos y de toda su "perfecta vida" en general. Su mujer tampoco es que sea la más feliz del mundo pero lleva mucho mejor eso de aparentar, pan de cada día de miles de los de su especie. Una hija rarita y un poco antisocial, vecinos tradicionales con una cabeza de familia demasiado "americano". Todo es una mierda hasta que aparece alguien en escena: una amiga de su hija, adolescente rubia, típica animadora ligerita de cascos, que le encandila y a la que se propone conquistar para salir de su asfixiante rutina. A partir de ahí, es cuando las cosas empiezan a ser "normales".

4 comentarios:

AliciA dijo...

Joer, me encantó esta peli, tienes un gusto estupendo.
Si te gusta Sam Mendes, acabo de ver este finde Revolutionary Road.

IM-PRES-CIN-DI-BLE

Controversia dijo...

Sí,señor,que no nos las den más con queso.No hay cosa que menos me guste que las justificaciones disfrazadas de prejuicios.¿Doble moral? Eso es como no tener ninguna.

Un saludo,Ego, y gracias por tus comentarios.

Đéja٧ù dijo...

ASí es.
Es esta vil America.
Me gusta mucho Sam Mendes

Lindo tu blog.
Besitos

CAS dijo...

A mi esto de los Oscars me saca el sueño pibe. Ya me vi todas menos Milk. Angelina increible. Brad pura sensibilidad y silencio que habla. Penélope impagable y Javir sobervio. la metafora de Benjamín tremenda. And the winner is Seann Pen!!!!!!!
Saludos Ego!
Te viste solo nosotros, nada más? una francesa con Audrey Tattou. Uh...